La Ira de los Justos

Sommige Mensen Schrikken Me
Ik weet niet wie te vertrouwen

Del diario de Lann
Oh! Y ahora quién podrá traducirlo?

View
En nuestro camino fuera de aquí
Las cosas avanzan lentamente

Del diario de Lyb

Luego del combate con los mestizos en estos asentamientos terminamos exhaustos. Decidimos limpiar el lugar con una de las bolsas de dormir para evitar llamar fácilmente la atención de quien puediera pasar por aquí. Alimentamos con la tela ensangrentada a la ameba esa y nos acostamos a dormir haciendo guardia.

Durante mi guardia Árazah decidió alejarse_ (para variar)_ y escuchó a través de una puerta a varios seres conversando, sin saber que nosotros estabamos cerca. Esto no nos dejó muy tranquilos, pero una vez que acabo mi guardia le conté esto a Lirez y me fui a dormir para poder recuperar fuerzas. Las necesitaré.

Me despertaron unos ruidos y, al abrir los ojos, vi lo peor que pude haber visto. ¡Samanosuke volvió! Si ya estaba malhumorada por haberme despertado bruscamente, ver a ese tipo no mejoró la situación. Nos contó que luego de tener algunos problemas en Neathholm (quisiera saber qué bromas le hicieron los niños) decidió venir a buscarnos. Lann lo guío, pero luego de encontrar a los mestizos muertos fuera de aquí decidió dejarlo solo para el resto del camino.

Como era de esperarse, con él aparecieron los problemas. Tres cultistas aparecieron (seguro ese tonto los guió sin darse cuenta hasta aquí) y empezaron a atacarnos. Mientras luchabamos contra ellos, o por lo menos mientras yo lo intentaba y fracasaba_, nos atacaron con energía necrótica en nombre de Baphomet y de Deskari. Me aterra la presencia de seguidores de estos dos señores demoníacos. No solo son malvados, sino también caóticos… y nada bueno puede salir de eso._

Definitivamente no estamos preparados para luchar con oponentes tan poderosos. Estando recién descansados no tuvimos las fuerzas necesarias para resistir sus ataques. Melnaf cayó inconsciente durante el combate, Árazah se volvió aún más loco que antes y atacó a Melnaf y yo fallé absolutamente todos mis ataques. Me siento inútil. Pensé que esto sería más fácil, o bueno, por lo menos no tan difícil.

Finalmente, luego de mucho esfuerzo el grupo logró vencerlos y nos dedicamos a curar a nuestros heridos. Melnaf quedó trastornado por presenciar tanta maldad. Yo me ofrecí a rebuscar los cuerpos de nuestros enemigos para encontrar cosas de valor. Aunque en realidad lo hice porque no soportaba que mis compañeros vieran mi frustración._ Creo que esto de la magia no es lo mío. O quizás el arco y flecha no lo es. Creo que debería concentrarme en una de esas dos habilidades y desarrollarla como se debe, en lugar de estar intentando hacer de todo._

En todo caso, recogí varios items valiosos entre sus posesiones. Hay cosas que podríamos vender y hay cosas que nos podrían servir.

-2 pociones para curar heridas leves (ambas usadas en los heridos del combate)
- 2 escritos de agua sacrílega
- 2 escritos para comprender lenguajes (uno fue entregado a Melnaf)
- 2 escritos sin identificar
- 1 guja masterwork (entregada a Lirez)
- 1 guadaña masterwork
- 2 dagas
- 2 bolsitas con componentes mágicos (uno lo tomé yo)
- 1 símbolo de Baphomet
- 1 símbolo de Deskari
- 20 gp
- 2 chainshirts (una la tomé yo, la otra fue entregada a Samanosuke)
- 2 studded leather armors (que entregamos Samanosuke y yo a cambio)
- 1 studded leather armor
- 1 shortsword
- 1 quiver x19 bolts
- 1 crossbow (dañado)

Continuamos avanzando hacia la salida y, para variar Samanosuke empezó a dar órdenes. Verdaderamente ese tonto no tiene idea de lo que hace. Él es el guerrero del grupo, él debería ir adelante; en lugar de enviar a Árazah. Desafortunadamente, él le hace caso. Cosa que le costó la vida cuando nos encontramos con unas ratas.

Sabía que tenía razón cuando dije que no podíamos confiar en Samanosuke. Ese tipo va a hacer que nos maten a todos…_ y ni siquiera va a sentir remordimiento._

Lann volvió. Al parecer el jefe Sull lo regañó por dejar a Samanosuke a mitad de camino y lo envió a buscarnos. Aparació justo a tiempo, también, pues encontramos más mestizos y unos seres extraños que nos empezaron a atacar. Me gustaría decir que los vencimos, pero nuevamente fui inútil en combate. Me estoy convenciendo que esto de la magia no es lo mío.

View
Los Otros
Mestizos descarriados

Del diario de Lyb

Melnaf conversó con el jefe Sull y averiguó algunas cosas sobre los cultistas de Baphomet que encontramos disfrazados de cruzados de Iomedae. Al parecer hay un grupo de mestizos que se han unido a los cultistas, así que tenemos que tener cuidado de no toparnos con ellos mientras intentamos salir de aquí.

Decidimos descansar aquí todo un día, para que los heridos y cansados del grupo tuvieran la oportunidad de descansar. Aproveché mis talentos para ganar algo de dinero. Valiéndome de mis diarios, escribí una hermosa canción relatando todo lo que ha sucedido desde que llegamos aquí. Dí una presentación increíble, sin embargo no conseguí tanto dinero como hubiera conseguido en una ciudad más adinerada.

Aravashnial, Anevia y Horgus se quedarán en Neathholm hasta que podamos asegurar el camino y volver por ellos. Samanosuke decidió esconderse aquí con ellos por alguna razón. Cobarde. Pero no me importa mucho, podremos explorar estas cuevas sin el peso de ese ladronzuelo.

Teniendo en cuenta que ese tonto nos ha visto la cara, decidí enseñarle una lección. Busqué a unos cuantos niños en el pueblo y, luego de fascinarlos con mis talentos, los convencí de que a Samanosuke le encantan las bromas pesadas y que deberían molestarlo tanto como puedan.

18 de Arodus

Partimos de Neathholm, conseguí algo de dinero adicional antes de partir al cantarles una pequeña canción de despedida a los pocos que se encontraban en la calle tan temprano. Creo que mis compañeros deberían irse dando cuenta de mi valor en este grupo. Lo he demostrado varias veces.

Avanzamos por unos túneles y el atolondrado de Árazah cayó en una tela de araña gigante. Ese tonto siempre metiéndose en problemas… Utilizando mis estudios de la naturaleza logré identificar la viuda negra gigante que nos atacaba, dándonos una gran ventaja para generar una estrategia y vencerla.

Seguimos avanzando y encontramos a Los Otros Mestizos. Pude usar mis poderes para conjurar una nube de de partículas doradas que los cubrió y dejó completamente ciego a uno de ellos. Él otro fue más inteligente y evadió los polvos que caían conservando su vista.

Sin embargo, nuevamente usé mis poderes para hacer que este sienta un miedo incontrolable por nosotros y huyera despavorido. Esto lo obligó a pasar por donde aún estaban las partículas doradas, lo cual lo dejó ciego y aterrorizado. Disfruté tanto ese momento, esos tontos no tienen idea qué les pasó y _le serví a mis compañeros un par de mestizos en bandeja de plata.
_
Conforme seguimos avanzando, aparecieron más mestizos. Me estoy dando cuenta que quizás el arco y flecha no es lo mío. Más puedo confiar en mis poderes, e incluso en mi daga (aunque no le tenga mucha fe). Nos tomó bastante tiempo lidiar con esos mestizos para poder continuar.

Encontramos asentamientos de Los Otros. Parece que han estado viviendo aquí de forma organizada. Encontramos una mestiza que nos atacó con un gran arco y nos hizo cacho. Ninguno de nosotros está preparado para enfrentarnos con enemigos tan bien preparados en combate. Árazah encontró un lagarto guardado en una despensa y tuvimos que emboscarlo para poder acabar con él.

Lirez y Melnaf sucumbieron en el combate y tuve que usar mis poderes curativos para regresarlos a la vida. Tontos malagradecidos, ninguno de los dos reconoció mi ayuda.

Estoy sumamente preocupada por Árazah. Al parecer está escuchando voces y se la pasa discutiendo solo. No tengo idea qué le sucede, pero toma muchas malas decisiones y nos pone a todos en peligro. Hay que buscar una forma de identificar qué está sucediendo con él para ver si se lo puede ayudar. Caso contrario todos sufriremos lo que sea que le esté pasando.

View
Ik vertrouw Hosilla
Mestiezen geen zaken

Del diario de Wenduag
Dagboek van Wenduag

View
El otro Kenabres
¿Podremos mantenernos unidos?

Del diario de Lyb

Seguimos avanzando por un túnel y encontramos un enano pelirrojo que, en cuanto se dio cuenta de que estábamos entrando a su cueva no paraba de gritar que no lo atraparíamos. Como si estuviéramos tomando prisioneros…

Millorn esta algo loco. Apenas me vio, el muy tonto me lanzó proyectiles de fuerza. Tuve miedo de que su perro también me ataque, pues quedé muy malherida. Verdaderamente esto de que mis compañeros no ven en la oscuridad es un peligro. ¿CÓMO SE LES OCURRE ENVIARME A MÍ A EXPLORAR?

Yo sé que no soy la persona más fuerte del grupo… para algo deberían servir esos brutos guerreros que sólo saben mover una espada. Yo tengo otros talentos, lo cual demostré al hacer que al enano le dé sueño, para que deje de atacar y que así, pudiéramos razonar con él.

Melnaf hizo un buen trabajo siendo diplomático con él y convenciéndolo de que no veníamos a hacerle daño, sin embargo tuvimos el infortunio de encontrar a Árazah amarrado allí. Ni bien lo soltaron, y a pesar de que Millorn, el enano, ya había dejado de amenazarnos, Árazah, lo atacó. Lo cual obviamente volvió a iniciar combate y nos puso a todos en peligro.

Árazah atacando imprudentemente. Ese tipo siempre ha sido problemático y muy impredecible… algo que aprendí al cometer el error de hacer negocios con él. Lo que daría por tener esas monedas de platino de vuelta y no creerle cuando dijo que lo triplicaríamos.

Samanosuke se está ganando la desconfianza de todos. Recoge todo lo que encuentra sobre los muertos y cree que nadie lo ve. Todos nos damos cuenta y nadie está de acuerdo. Necesitamos trabajar como equipo y ayudarnos el uno al otro a salir de aquí. No lo lograremos si hay alguien persiguiendo sus propios intereses.

Continuamos recorriendo la cueva luego del incidente con el enano y Árazah; y encontramos a los mestizos. Son unas criaturas espantosas (no quisiera tocar una ni de chiste), pero son buenos y pacíficos. Me da pena que deban vivir aquí bajo la tierra sólo por cómo se ven. Nadie debería ser juzgado sólo por la forma en que nacieron. Yo más que nadie lo sé.

Lann es uno de los mestizos encontrados en los túneles.
Parece que ellos tienen una comunidad muy bien formada aquí, Neathholm es su pueblo y Lann, Dyra, Mynt y Crel (los mestizos a quienes ayudamos a salir de los escombros que cayeron por la pelea entre el Balor y la Dragona) nos dirigieron hacia allá.

En el camino encontramos una grieta que nos tomó una eternidad cruzar por varias razones:
* Tenemos a una coja y un ciego (que han sido muy útiles en combate, pero definitivamente nos retrasan.)
* Un inútil como Samanosuke, cuyo único trabajo era sostener una soga para que pudieramos descender 30 pies y ni eso pudo hacer (soltó la cuerda y me dejó caer. Es más, creo que lo hizo a propósito. Me vengaré.).
* Un sádico como Árazah que pateó dos veces a Horgus para intentar mandarlo barranco abajo (no es que no me haya hecho reír o que no lo haya disfrutado, pero nos hizo perder tiempo.)
* Un fanático como Lirez, que pasa más tiempo hablando de Asmodeo que haciendo algo útil (aunque hoy estuvo relativamente callado, podría empezar a caerme mejor.)
* Y yo, que estoy tan desconcentrada por mis compañeros y sus falencias que no logro desempeñar como quisiera.

El tonto de Samanosuke está convencido de que es el líder y siempre anda gritándome órdenes “ve hacia allá”, “mira que hay más adelante” “dinos qué ves”. Tonto. Odio que me digan qué hacer y no se lo voy seguir permitiendo. De ahora en adelante, que él consiga su propia luz y se enfrente primero a lo que encuentre.

Sull es el jefe de Neathholm
Cuando llegamos a Neathholm y conocimos al jefe, Árazah pensó que sería gracioso burlarse de Horgus comparándolo con (el muy deforme) Sull. Pero más bien me parece que insultó al jefe.

Finalmente, Samanosuke dijo algo que nos hizo reir a todos. Estoy viendo cómo incluirlo en alguna canción. NECESITO LOS SERVICIOS DE UN CLERIC QUE ME CURE TODO, YA QUE ESTOY EN CUATRO”.

Definitivamente no me molestaría dejarlo abandonado y seguir la aventura sin él. Vendió todo lo que “él encontró” y me dio unas flechas que yo jamás hubiera comprado para mí. No tiene idea de lo que hace y creo que Melnaf está tan indignado como yo.

View
Lo que Kenabres esconde bajo tierra
Debemos salir pronto de este terrible lugar

Del diario de Horgus Gwerm

Arodus 16
…y bueno, después de ese altercado contra esas criaturas que generan oscuridad donde todos demostraron su completa inutilidad (¡Ja! Y a mí me llaman inútil.), porque sé que el elfo, estando ciego, fue quien logró tornar la batalla, aparece lo más inusual: Un enano un poco demente gritando que no lo vamos a capturar. ¿Capturar? ¿Para qué quisiéramos capturar a un enano del cual nunca hemos sabido? Él y su perro loco, el cual me vi obligado a silenciar, aparentemente tenían un rehén el cual, si hubiese sabido de lo que intentaría hacerme un rato más tarde, yo tranquilamente lo habría dejado morir. ¡Bah! A mí me va a querer sorprender ese estúpido drow.
De una manera de caballeros, lograron convencer al enano loco gritón de que cese sus ataques y liberaron al drow asqueroso ese el cual a la primera oportunidad que tuvo, atacó de vuelta al enano y terminó con toda la elegancia y caballerismo con la que Melnaf tan valientemente logró apaciguar tensiones. Pues es normal, comprueba que todo ser de estos que viven bajo tierra son unos salvajes. ¿Cómo va a creer ese elfo negro e idiota patearme y querer lanzarme al foso el cual estábamos tratando de cruzar? ¿Qué le hice? Me las va a pagar. Sé que a él no le voy a dar ni un cobre cuando ellos me saquen de aquí.
Sinceramente me preocupa. La moral de algunos va por el piso. Puedo notar que ese tal Samanosuke es sólo un interesado y aparte de querer sacarme de aquí sólo por el dinero que les prometí, puedo observar que engaña y roba a su grupo. Si algo he aprendido en mi experiencia de hombre de negocios es que si hay personas trabajando para un mismo fin, las provisiones se dividen. Fácilmente reconozco a la clase de rata que engaña y roba a los demás. Afortunadamente no me afecta en lo personal, porque no necesito de lo que encuentran, salvo si fuera lo necesario para vivir: Comida, agua, o tal vez un espadín. Sin embargo, Samanosuke, su real manera de ver las cosas no es la de alguien preocupado sino la de un oportunista. Repugnante, no muy diferente a los fenómenos que hemos encontrado acá abajo. Pero algo que ellos tienen y él no, es un sentimiento de cooperación y honor, así sea que tengan una apariencia terrible, al parecer sus almas son limpias, qué ironía.

Lirez por fin se ha callado un poco. Al parecer su fanatismo por Asmodeo sí tiene límites, o al menos eso espero.
Creo que Lyb ya me tolera algo, pues ya no me ha lanzado más piedras debido a que se ha dado cuenta que no soy el más arrogante del grupo. Y sí, lo admito, soy arrogante, pues si yo no lo fuera seguramente nunca habría llegado a la posición que llegué hace algún tiempo. Piensan que toda persona es aventurera como ellos, yo soy un HOMBRE DE NEGOCIOS. Pero bueno, lo importante es que ya no me molestan tanto. La verdad es que salvo por el drow idiota ese, he aprendido a tolerar a los demás, y podría ser posible que lleguen a agradarme, al fin y al cabo están salvándome el pellejo.

Símbolo sacrílego de BaphometSinceramente estos fenómenos me dan algo de repugnancia, pero debo admitir que se han portado amables con nosotros. Encontramos un par de cadáveres de unos cruzados en una caverna, pero Melnaf y el elfo dicen que se trata de impostores de Baphomet, esto no suena nada bien, y en realidad me llena de terror.

MestizoLos “Mestizos” nos han recibido en su…extraño…pueblo, Neathholm, después de guiarnos con amabilidad a través de los túneles después de que los demás salvaron la vida a uno de ellos que estuvo enterrado debajo de una “torre” colapsada en las cavernas, o algo así entendí. Los demás hablaron con su jefe, yo la verdad no pude aguantar mirar su horrible ser.

El pueblo me repugna, pero es lo que hay. El elfo, a pesar de su discapacidad, está deleitado por este terrible lugar y su gente. La ladrona de Anevia parece preocupada por su esposa. Por ahí escuché que hubo conmoción porque el oportunista de Samanosuke una vez más hizo lo que le plació con las cosas que encontraron como grupo y las vendió sin consultar con el resto, rata.
Algo también mencionó Samanosuke de que necesitaba los servicios de un clérigo que lo cure todo porque estaba en cuatro…extraño.

Mañana ellos van a partir para encontrar la salida, y una vez seguro el camino, volverán por el elfo, la ladrona esa, y por mí. Que el Amo de la Primera Bóveda vea por ellos y los guíe para que puedan sacarme de aquí.

View
Armasse interrumpido
¡La aventura comienza!

Del diario de Lyb

16 de Arodus

Hoy empieza el primer día de Armasse. Al igual que todos los años, decido asistir y ver el festival desde lejos. No me interesa participar en los torneos de justas ni en los duelos, pero siempre es interesante ver quienes van, quienes no y escuchar qué dice Lord Hulrun esta vez.

Estaba todo el pueblo reunido en la Plaza Clydwell cuando brilló una luz desde el oeste. Por un momento quedé ciega y sólo podía escuchar los gritos de pánico de todo Kenabres. Escuché una fuerte explosión y sentí la tierra temblar de terror. Al recobrar la vista vi a Terendelev emergiendo del centro de la plaza y, para mi horror, detrás de ella apareció Khorramzadeh.
Khorramzadeh y Terendelev luchan por Kenabres.
Las pocas personas que lograron ver lo que sucedía corrieron en todas las direcciones, los demás, sumidos en la oscuridad quedaron en medio de la lucha entre la dragona plateada y el terrible Balor. No quiero imaginar qué habrá pasado con ellos.

Otro demonio apareció inesperadamente y abrió un hueco en la tierra, justo donde yo me encontraba parada. La dragona decidió salvarme a mí y a los que me rodeaban de la caída, pero el Balor aprovechó ese momento para acabar con la vida de Terendelev.
La ciudad siendo destruida por este demonio.
Nos encontramos en una caverna bajo la tierra. Conozco a algunas de las personas que cayeron conmigo: A Melnaf lo he visto en el pueblo toda mi vida, ambos crecimos en Kenabres aunque nunca cruzamos caminos realmente. Lirez se encontraba conmigo viendo los duelos y, como siempre, insistiendo en apostar por un ganador. Con él se encontraba Samanosuke. Lo conocí cuando era joven en un peregrinaje y tengo entendido que hoy en día tiene negocios con Lirez.

Encontramos tres desconocidos. Se presentaron como Anevia y Aravashnial, dos guerreros gravemente heridos, y Horgus, un ricachón inútil que lo único que hace es ofrecernos dinero para que lo saquemos de aquí. No confío en él. Me da la impresión de que sacrificaría a cualquiera de nosotros con tal de salir de aquí con vida, así que pretendo tenerlo cerca y asegurarme de que haga lo que se le dice.

Luego de ayudar a los heridos, recorrimos gran parte de la cueva, encontramos algunos monstruos, pero nada terrible. Mis compañeros son muy hábiles, incluso los heridos, y creo que mientras nos mantengamos juntos saldremos de aquí con vida.

En pocas horas ya hemos acabado con arañas gigantes, unos gusanos que hicieron vomitar del asco a Samanosuke (¡qué débil!), unas cucarachas, una mosca gigante, una serpiente.

También luchamos contra unas criaturas horribles que dejaron todo a oscuras. Me preocupa que ninguno de mis compañeros ve en la oscuridad, ¡ni siquiera en luz débil! (¡Pinches humanos!) Siento que tengo que estarlos dirigiendo para que sepan en qué dirección atacar y eso me quita concentración en mis propios ataques.

He escuchado sobre unos túneles que recorren Kenabres bajo tierra. Son solo leyendas, pero hay partes de la cueva que parecen estar trabajadas. Aravashnial dice que tiene una teoría de que aquí viven los mestizos, horribles seres deformes, descendientes de los primeros cruzados. Creo que podría estar en lo correcto.

Encontramos una pequeña capilla, donde encontramos un muerto viviente clérigo que dio algo de pelea, pero logramos acabar con él. Melnaf y Lirez se la pasan discutiendo por sus deidades y sus lealtades hacia ellos (debo recordar tener siempre hechizos de silencio preparados cuando esté con ellos o me volverán loca), pero (¡al fin!) estuvieron de acuerdo en limpiar esta capilla en nombre de Torag. Para variar el inútil de Horgus no ayudó en nada. Juro que la próxima vez que el tipo se queje por algo le vuelvo a lanzar una piedra.
Los diversos monstruos con los que nuestros héroes se enfrentaron.

View
PRÓLOGO
No hay mejor incentivo que el rencor.

El misterioso brillo púrpura daba un casi acogedor ambiente a la retorcida habitación.
“Adelante, Khorramzadeh”, dijo ella, “tengo excelentes noticias. Tu venganza caerá pronto sobre los débiles humanos. Tienes una nueva oportunidad y estarás mucho más que satisfecho al ver los resultados. Esta vez tenemos lo que necesitamos para continuar nuestra expansión.” La inmesurable soberbia del balor esta vez se dedicó a escuchar. Con cada una de las palabras que oía, aquel orgullo herido hace más de veinte años dejaba de ser una cicatriz y se convertía en deleite y determinación. “¿Qué debo hacer?” dijo Khorramzadeh con una vil y escéptica sonrisa.
A pesar de la influencia demoníaca que se había apoderado sobre ella, su voz seguía siendo hermosa y cautivante, “Hemos decidido que Kenabres debe caer primero y tú llevarás el estandarte de nuestro Señor, es tu momento, tu ejecución, tu venganza. Kenabres será tuya.”

“¿Qué hay de la dragona?” djo Khorramzadeh, “Fue ella quien impidió mi éxito la última vez”.
Ella sonrió, “Esta vez la muy tonta no tiene la mínima idea de con qué se está metiendo”.
“¿Qué debo hacer?”, insistió el balor, lleno de ansiedad. “Ella debe morir esta vez”.
“Tranquilo, amigo, sé que desde ese tu sed de venganza contra ella es tu mayor motivación. Esta vez será diferente. Elige uno de tus grandes ejércitos, el más apropiado, incluye un par de ulkreths, ellos se encargarán de devastar la ciudad y enseñarle a los estúpidos humanos qué se siente no tener salida.”
“¡¿Y cómo entramos?!” exclamó Khorramzadeh “¿De igual manera que la vez anterior? Qué me garant—” Ella seductoramente lo calló colocando su dedo sobre la elecrificante boca del balor. Y presentó la razón de todo este plan maestro, la fuente del brillo en la habitación. “¡Usa esto, úsalo en la piedra, esto romperá la barrera y…! ¡Y tendremos libre albedrío sobre Kenabres! Tú y tu ejército hagan lo que gusten. Esta vez no habrá barrera mágica que nos contenga. Esta vez Kenabres será para nosotros.” Su hermosa sonrisa era cada vez más intensa. “¡Junta tu ejército, Rey Tormenta! ¡Es hora de terminar el trabajo! ¡El momento en el que las piedras custodias de Mendev fallen ha llegado!”

El balor tomó el extraño cincel. Pudo sentir su inmenso poder e inmediatamente, por primera vez supo que esta vez, todo sería diferente.
Khorramzadeh determinado a terminar la obra que comenzó hace 21 años.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.